Redexis y FECE firman un acuerdo para colaborar en la captación de nuevos clientes de gas natural

Madrid, 6 de julio de 2020.- Redexis, compañía integral de infraestructuras energéticas dedicada al desarrollo y operación de redes de transporte y distribución de gas natural, a la distribución y comercialización de gas licuado del petróleo y a la promoción del gas vehicular, ha alcanzado un acuerdo con la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE) para colaborar en la captación de nuevos clientes de gas natural.

Concretamente, y por medio de este acuerdo, aquellas entidades adheridas a FECE que decidan sumarse a esta iniciativa colaborarán con Redexis en la comercialización de nuevos puntos de suministro de gas natural y en el desarrollo de instalaciones gasistas, obteniendo una remuneración económica por parte de Redexis como contrapartida y en función de los servicios prestados.

Este acuerdo se suma al ya anunciado por ambas entidades el pasado mes de marzo para la comercialización de instalaciones solares fotovoltaicas de autoconsumo de Redexis en los establecimientos de las entidades asociadas a FECE, entre las que se incluyen las marcas más destacadas del sector. Un acuerdo con el que Redexis inició una nueva apuesta por las energías renovables y el autoconsumo energético como soluciones sostenibles para la transición energética junto al gas natural, el gas vehicular, el hidrógeno y los gases renovables.

Redexis abordael reto de la economía sostenible y la reducción de las emisiones de carbono en el sector energético impulsando, precisamente, todas las ventajas del gas natural; una fuente de energía baja en emisiones y cuyas aplicaciones industriales y vehiculares permiten eliminar por completo la emisión de partículas y otros gases contaminantes frente a los combustibles fósiles convencionales. El gas natural, que entre otras ventajas apoya la penetración de energías renovables en sectores tradicionalmente contaminantes como el de la producción eléctrica, es además una de las fuentes de energía más económicas para consumos residenciales medios y elevados, con ahorros sostenibles a futuro. También presenta ventajas para las industrias y el sector terciario, puesto que requiere inversiones iniciales menores que las de otras alternativas y también un menor espacio de almacenamiento, generando de ese modo menos costes de mantenimiento.